Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento

Conoce el libro Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento, editado en conjunto por Fomento Cultural Banamex y la fundación Ricardo Martínez. La publicación rinde homenaje a un artista reservado que se dedicó la mayor parte de su vida a la pintura; convirtiéndose en un referente de la historia del arte mexicano del siglo XX y XXI.

La publicación aborda la obra temprana del artista en donde se reflejan las influencias de quienes lo precedieron y quienes acompañaron sus andanzas, la búsqueda de un lenguaje propio, hasta sus últimos años en donde se consolidaron los componentes que lo identifican: la perfección de la línea del dibujo, los referentes del paisaje mexicano, el uso de colores puros y la sensualidad monumental de sus formas.

Libro Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento
Foto: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

Sutiles y difuminados son los trazos que encontramos en las pinturas del artista Ricardo Martínez; líneas que retratan la trayectoria del mexicano a través de los años, diferentes épocas y corrientes artísticas que dejaron grácilmente su huella en el trabajo del pintor, de quien se sabe siempre se mantuvo al margen de cualquier escuela o movimiento pictórico. El trabajo del artista fue consolidándose con el transcurso de los años; evolucionando de acuerdo a los diferentes contextos artísticos (literatura, poesía, arquitectura, etc.) que fueron siendo parte de su espacio visual, pero sobre todo, de su espacio personal.

Aurora Avilés explica que “desde sus inicios como artista, en la década de los años cuarenta, hasta la consolidación de su estilo personal, en los años setenta, la carrera de Martínez estuvo delineada por estas búsquedas, manifiestas en sus primeros años de trabajo en las influencias que recibió, tanto de sus contemporáneos como de artistas anteriores, y posteriormente en sus aproximaciones a las formas de la escultura prehispánica”[1].

Ricardo Martínez nunca se insertó, en su totalidad, a ninguna corriente artística; de ellas tomaba los elementos que le servían para sus obras y los demás los obviaba para dejarlos donde pertenecían. Su estilo deambuló por diferentes estilos, por ejemplo, durante el auge del muralismo el pintor se sumó a la cultura “contracorriente”, donde más allá de utilizar elementos de carácter discursivo, ideológico, retórico, heroico y épico, buscó y analizó aquellos rasgos cotidianos y profundos de las actitudes y las tradiciones mexicanas. Los artistas que estaban dentro de la “contracorriente” se centraron en encontrar el sentido personal de los temas que desarrollarían en sus obras, buscando el “ser mexicano no expresado ni expresable en las actitudes heroicas, sino en modos más íntimos de ser”.[2]

Ricardo Martínez
Sin título
Colección Fundación Ricardo Martínez

A partir de la segunda mitad del S. XX, Ricardo Martínez comenzaría a ser constante en la representación de las figuras femeninas estilizadas, reinterpretando de una forma elocuente los trazos de pintores clásicos. Los personajes representados en cada una de sus obras los dotó de una fuerte carga emotiva, lo cual construía un cuadro de emotividad y representación a partir de los elementos que conjugaban en cada una de sus obras. Ya en los años setenta, Ricardo Martínez comenzó a darle a las figuras humanas el espacio del cuadro en su totalidad, dejando de lado aquellos elementos de carácter descriptivo: los magueyes, los rebozos, cactus, etc.

Ricardo Martínez
Sin título
Colección Fundación Ricardo Martínez

El pintor mexicano se ve seducido por las formas corpóreas y faciales de las esculturas y máscaras prehispánicas, las cuales estudió y asimiló como propias, durante años. Estas formas irrumpirían en el espacio onírico creado por Ricardo Martínez, convirtiéndose en una constante durante el resto de su producción. “Los personajes son como esculturas pintadas y sus cabezas están tomadas directamente de máscaras y esculturas prehispánicas”[3].

Durante la época de maduración de su estilo, Ricardo Martínez comienza a fijar ciertos recursos pictóricos que se volverán característicos de su estilo personal:

  1. Difuminado, manejo tenue de los trazos que parecen diluirse en los colores.
  2. Manejo de la luz, a partir de la aplicación del color.
  3. Uso de colores primarios en su forma más pura / o bien uso de colores neutros.
  4. Proporciones de las figuras que ocupan casi la totalidad del espacio del cuadro.
  5. Líneas del contorno, y a veces la firma, trabajadas por medio de la técnica del esgrafiado.
Ricardo Martínez
Sin título
Colección Fundación Ricardo Martínez

Conforme el estilo más representativo del pintor se va desarrollando, los temas que irá plasmando en sus obras se irán ligando a lo cotidiano, lo erótico y lo afectivo, siempre dentro de estas atmósferas misteriosas que desde un inicio fueron un elemento representativo del artista.

“El corpus total de la obra de Martínez está vinculado al mundo indígena en un proceso de decantación que se fue acotando para quedar centrado en el universo prehispánico. En sus inicios, campesinos e indígenas aparecieron en el lienzo realizando actividades campiranas, en medio de paisajes evocadores de la flora y fauna nacionales. Con el tiempo desaparecieron de su iconografía los magueyes, las guitarras y todo aquello que contribuyera al ambiente narrativo, mientras que los personajes representados en su carácter indígena aumentaron en dimensiones y adquirieron un aire ancestral (…) paradójicamente, al desaparecer del cuadro los elementos descriptivos, la idea de lo mexicano ganó universalidad”.[4]

Ricardo Martínez
Pareja, 2003
Colección Fundación Ricardo Martínez

Descubre más sobre este pintor mexicano, visitando la exposición “Ricardo Martínez y la figura humana” en el Palacio del Conde del Valle de Súchil, en la ciudad de Durango.

Libro Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento
Foto: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

Además, conoce el libro Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento, editado por Fomento Cultural Banamex.

Realiza tu pedido vía telefónica o correo electrónico y recibe la publicación que deseas en tu domicilio:
libreriafomentocultural@citibanamex.com
(+52) 55 1226 0169

Adquiere la publicación en nuestros puntos de venta:

Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico, Ciudad de México
+52 (55) 1226 0169

Casa del Mayorazgo de la Canal
Calle Canal No. 4, San Miguel de Allende, Guanajuato.
+52 (415) 152 7584

Museo Casa Montejo
Calle 63, No. 506, Mérida, Yucatán.
+52 (999) 923 06 33 ext. 25545

Citas:

[1]Aurora Yaratzeth Avilés García. “1940-1980. De la búsqueda a la consolidación de un estilo” en Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento, p. 39.

[2]Ibidem. p. 41.

[3]Ibidem. p. 56.

[4]María Fernanda Matos Moctezuma. “1980-2009. Producción Plástica” en Ricardo Martínez. A cien años de su nacimiento, p. 39.

Noticias

A partir del próximo 12 de septiembre, podrás visitar en el Palacio de Iturbide la exposición Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano, 20 años, que rendirá un tributo a los primeros Grandes Maestros que fueron parte del programa inicial de Apoyo al Arte Popular de Fomento Cultural Banamex, A.C. ¡Esperala!

Conoce cuáles son las publicaciones de Fomento Cultural Banamex, A.C., que puedes adquirir desde la plataforma de Amazon. 

A través de 255 fotografías descubre la belleza de nuestro país.