¿Quién fue Ernesto Icaza?

Ernesto Icaza fue un pintor mexicano que retrató el arte charro y la vida en la haciendas entre durante los primeras décadas del siglo XX. Su obra es reconocida por ser extremadamente fiel a los detalles en los atuendos, monturas y tradiciones charras. Ningún otro pintor representó con tanta exactitud la vida de estos jinetes mexicanos y sus caballos, como lo hizo Icaza. Los autores de libros de charrería, Rodolfo García Bravo y Leovigildo Islas, lo resumen:

“Nunca incurre en el error, por ejemplo, de colocar anquera a un caballo de rienda limpia. Nunca comete el pecado de omitir el sarape en la silla…”

Ernesto Icaza

Ernesto Icaza
Salvador Carmona y Valle embarque de toros bravos, Hacienda de Atenco, 1914
Col. Dr. Roberto Islas

Nacido en la Ciudad de México en 1866, Ernesto Icaza perteneció a una familia acomodada que estuvo en contacto cercano con los grandes hacendados de la época. Esto le permitió pasar largas temporadas en el campo, observando y practicando las artes charras. Su estrecha relación con las familias más prominentes le permitió también contar con una clientela estable, que le hacía pedidos y compraba su obra. Por ejemplo, Icaza fue contratado para pintar unos murales en la hacienda de don Carlos Rincón Gallardo, así como murales para la hacienda La Cofradía, en Aculco, Estado de México.

Ernesto Icaza
Un tuzadero, siglo XX
Col. Banco Nacional de México

La obra de Icaza es valiosa por retratar las tradiciones, los atuendos con todos sus detalles, la arquitectura de las haciendas, y el momento histórico en el que los charros alcanzaron su máximo esplendor. En sus pinturas se ven escenas como el coleado de las vacas, los preparativos para el jaripeo, las persecuciones de animales fugitivos, o el ritual del herradero. En cuanto a los atuendos, Icaza representó con exactitud las sillas de esqueleto, los estribos con tapaderas, la silla de cantinas, el fuste a la Zaldívar o los sombreros de petate. La arquitectura de las haciendas también fue un elemento importante de su trabajo, ya que los clientes querían tener el recuerdo y la evidencia del lugar en donde habían sucedido los hechos.

Ernesto Icaza
Dr. Alfonso Yslas Escandón montando al viento, 1910
Col. Dr. Roberto Islas

Finalmente, las pinturas de Ernesto Icaza son importantes debido a que retratan un momento histórico que desapareció al concluir la revolución mexicana. Los disturbios políticos y los nuevos caudillos trastocaron la estructura económica que soportaba a los grandes hacendados. Muchos de los hacendados acomodados que había retratado Icaza vieron desmembradas sus fortunas, otros optaron por el exilio. Las grandes haciendas de principios del siglo XX conservaron un ambiente lleno de vida solo dentro de las pinturas de “el charro pintor”.

En “América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX al XXI” tenemos nueve pinturas de Ernesto Icaza. Ven a ver como este artista retrató las haciendas mexicanas, y recorre el resto de la exposición para ver algunos objetos que aparecen en sus cuadros, como monturas, sombreros, arreos y trajes de charro.

América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX a XXI
De lunes a domingo a las 12:00, 14:00 y 16:00 hrs
Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico, CDMX

Noticias

Este 18 de septiembre se llevará a cabo en el Palacio de Cultura Cititbanamex – Palacio de Iturbide una mesa redonda y la presentación del libro “Francisco Toledo. Obra 1957 – 2017”.

Hasta el 21 de octubre de 2018. Te invitamos a conocer más a fondo el legado histórico-cultural de los mexicanos a través de la figura del charro, representado junto con otros caudillos del continente americano en la exposición América, tierra de jinetes.

Adquiere con descuento libros de historia y fotografía mexicana.