“Quería saber quién había sido mi padre.”

“Yo quería saber quién había sido mi padre”. Son las primeras palabras que pronuncia León Álvarez cuando le preguntan qué lo motivó a hacer una investigación, durante más de tres décadas, acerca de Don Hilario Álvarez. Junto con su hijo Víctor Manuel, León rescató cartas, planos, dibujos, fotografías y otros documentos. Entre los dos, transformaron una curiosidad inicial en un trabajo de más de 100 páginas acerca de la vida y obra de Don Hilario, quien fue maestro de obra en varias iglesias de Jalisco y Colima.

De ser casi un completo desconocido, Don Hilario pasó a ser alguien familiar. Los integrantes de la familia Álvarez, que nunca se habían interesado por el trabajo de Don Hilario, aprendieron que oficialmente se llamaba Malaquías, que aprendió su oficio leyendo el libro “El arquitecto práctico”, y que uno de sus primeros trabajos fue una capilla en la Hacienda de Coatlancillo, Jalisco. Hablamos con León y Víctor Manuel Álvarez, padre e hijo respectivamente, acerca de su trabajo como investigadores no profesionales y la importancia de su trabajo.

cultural banamex, cultura banamex

León y Víctor Manuel Álvarez
Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

A diferencia de los otros participantes, su trabajo no tiene como objetivo obtener un grado académico. ¿Qué los motivó a hacer la investigación?

 León Álvarez: La idea surgió porque mi padre, Don Hilario, tuvo doce hijos, y los más pequeños no conocíamos mucho de su vida. Una de mis hermanas me sugirió que investigara un poco y de ahí nació el proyecto.

Víctor Manuel Álvarez: Mi abuelo nació en el siglo XIX, en 1985, y de entrada para mi eso siempre ha sido algo que me intriga. Aparte, como Don Hilario, dejó muchos escritos, planos y dibujos, siempre causó curiosidad en toda la familia.

¿Cómo fue el proceso de investigación?

LA: Todo fue con mucha calma, porque no veía yo mucha necesidad de hacer la investigación. La empecé en 1985, la dejé, y la volví a retomar en 2005.

VMA: Cuando mi padre dio por concluida su parte de la investigación, nos pidió ayuda a los hijos para terminarla. Yo fui el que estuve a la mano y trabajé con él para concluir el trabajo.

¿Cuáles fueron las dificultades a las que se enfrentaron?

 VMA: Nos enfrentamos al poco conocimiento que tenía la propia familia de Don Hilario. Por la forma de ser de las familias de aquel entonces, no había mucha plática de los padres con los hijos. Si Don Hilario llegó a platicarles algo, lo hizo más con los hijos mayores, que ya han ido falleciendo. Por eso tuvimos que meternos a investigar en los libros, los archivos, los lugares en donde hizo obra… Tuvimos que aprender a buscar todo tipo de información.

¿Porqué consideran que es importante no solo conocer la historia de personajes como Hidalgo, Juárez o Porfirio Díaz, sino también de mexicanos como Don Hilario Álvarez?

 LA: La historia que conocemos de México menciona a la “gente grande”, a los héroes, pero también el resto de pueblo ha hecho la patria. Mi padre también hizo a México.

VMA: Siempre nos enteramos de la gente que puso el dinero o mandó hacer las grandes construcciones. Pero poco nos detenemos a pensar en quien tomó esa piedra, la partió, la labró, la puso en su lugar. Todos importamos y todos hacemos historia con nuestro trabajo, por pequeño que sea.

“No solo son los -grandes-. También el resto del pueblo ha hecho la patria.”

Como investigadores particulares, ¿qué importancia tiene que existan apoyos como el del Premio Atanasio G. Saravia?

LA: Estaba viendo las otras investigaciones ganadoras, y son de escuela. En cambio, esta investigación es de un hombre común y corriente. Me da gusto que apoyen otro tipo de investigaciones, que no son las ordinarias.

VMA: Siempre pensamos en publicar nuestra investigación, pero imprimir un libro es muy caro y no estábamos preparados para eso. Ahora, gracias a este tipo de apoyos, podemos hacer llegar esta investigación a más mexicanos para que vean cómo todos hacemos patria y cómo todos podemos construir nuestras comunidades.

Noticias

Fomento Cultural Banamex, A.C. entregará  quinientos mil pesos, repartidos entre los premios de las cinco categorías del certamen.

Nuestro libro Francisco Toledo. Obra 1957-2017 recibió el Premio Antonio García Cubas. Dicho premio se otorga anualmente para reconocer a los mejores libros y labores editoriales en nueve categorías.