¿Qué conceptos explora la exposición de Graciela Iturbide?

Graciela Itubide. Cuando habla la luz es la exposición fotográfica más completa de el trabajo de la artista mexicana Graciela Iturbide. En ella se abarca prácticamente toda la producción de Iturbide, desde sus inicios en 1972 hasta el 2017.

El curador de la exposición es Juan Rafael Coronel, quien dividió la muestra en 20 módulos o núcleos temáticos, los cuales no están ordenados cronológicamente o por ubicación geográfica de las fotografías, si no que cada uno de los módulos representa un concepto como la muerte, la divinidad o la familia. “No es la propuesta curatorial más común, pero me interesaba mucho explorar los conceptos que se repetían una y otra vez en la obra de Graciela” comentó Juan Coronel. Por su parte, Graciela Iturbide se mostró muy satisfecha con dicha propuesta curatorial: “En esta exposición me siento muy representada. Al principio yo no entendía porqué Juan ponía en la misma categoría una y otra fotografía, pero al final quedé muy contenta con el resultado. Definitivamente Juan descubrió mi esencia”.

Hablamos con Juan Rafael Coronel acerca de Graciela Itubide. Cuando habla la luz y nos explicó de qué tratan 10 de los núcleos temáticos de la exposición.

Mirándome alumbre

Este primer núcleo está compuesto de autorretratos de Graciela Iturbide, y su nombre hace referencia a la palabra “alumbrar”. Cuando vemos los autorretratos, es como si la fotógrafa nos dijera “mirándome me alumbro, me estoy viendo a mi misma”. En resumen, en este núcleo vemos como Graciela se percibe a si misma.

Algunas de las piezas más llamativas de este núcleo son las fotoesculturas, en donde una fotografía se adhiere a una base de madera. Aunque las fotoesculturas fueron muy populares hasta alrededor de 1960, recuerdan mucho los retratos que se hacían muchísimos años atrás. Por ejemplo, nos recuerdan a los retratos que los antiguos egipcios cristianos usaban en los funerales, en donde se esculpían bustos de la gente muerta.

Fotoescultura de Bruno Eslava intervenida por Francisco Toledo
Retrato de boda, s/f

Separaciones / me formo

Este núcleo habla acerca de todas las partes que forman al ser humano: la boca, la nariz, las manos… Por eso, se reúnen aquí las fotografías en donde Graciela retrata estas partes. por ejemplo, podemos ver el retrato de un niño en la india, el cual sostiene un cromo con distintas partes del cuerpo. Además, hay varias fotografías que muestran prótesis, como prótesis de mano, de pierna, dentales o hasta lentes. y la pregunta que se le plantea al público es ¿cómo es que esas prótesis terminan siendo parte de nosotros? Personalmente, este núcleo me hace reflexionar acerca de la prótesis del siglo XXI, que es el teléfono celular, el cual todos tenemos y no podemos salir de casa sin él.

Graciela Iturbide
Norte de la India, 1997

El reflejo en divertimento

Este módulo es una especie de juego en donde se muestran fotografías adentro de fotografías. Por ejemplo, hay retratos de mujeres que posan con fotografías de sus esposos o hijos muertos. Hay también fotografías de altares con fotografías en ellos. Incluso hay un retrato de un hombre que posa frente a fotografías de los héroes de la patria: Morelos, Hidalgo, Madero…

Graciela Iturbide
Desierto de Sonora, 1979

Animales de granja

En este módulo todas las fotografías son de gallinas, pero en el fondo lo que se buscó transmitir es que en realidad, los seres humanos somos como animales de granja, como lo decía George Orwell. Las fotografías de este núcleo hacen referencia a como los seres humanos estamos sujetos a una serie de cosas de las que no podemos escapar. Por ejemplo, hoy en día, todos somos en cierta forma prisioneros de los algoritmos. Cada vez que buscamos algo en nuestro teléfono celular, los algoritmos nos catalogan y clasifican, y terminamos convirtiéndonos en ese algoritmo, sin nuestra humanidad. Sin embargo, al final de este módulo se ve una fotografía de una gallina que murió como parte de una ceremonia religiosa. Lo que se pretende decir con esta última fotografía es que, a pesar de que la mayor parte del tiempo nos encontramos “atrapados”, si encontramos algo que nos una a lo metafísico, ahí podremos encontrar libertad.

Graciela Iturbide
El Viaje, 1995

Muerte vitalicia

 En este núcleo exploro, a través de las fotografías de Graciela, la relación de México con la muerte. Algo que me gusta de las fotografías de Graciela en torno a la muerte es que se alejan de lo comercial. Eso es muy importante sobre todo hoy en día en que el Día de Muertos se ha vuelto una celebración comercial. Creo que muchos fotógrafos, cuando retratan fiestas y tradiciones, buscan crear imágenes “de revista”. Graciela se aleja completamente de eso. Para ella la muerte no es un carnaval y mucho menos algo para fomentar el turismo. Ella nos muestra la parte más íntima y verdadera de la muerte.

Graciela Iturbide
Muerte en bicicleta, 1973

Totoma

Totoma es una palabra en nahua que significa “quitarle las hojas a la mazorca”. Utilicé esta palabra para nombrar la serie de fotos de desnudos, ya que me gusta la similitud que hay entre quitarle las hojas a la mazorca y desnudar al ser humano. En este núcleo encontraremos desnudos tanto femeninos, como masculinos, así como de personas transgénero. Todos los retratos están muy bien logrados, aunque quizá los más especiales son los desnudos femeninos. Con las mujeres, Graciela logró una gran identificación y por lo tanto con retratos que muestran mayor intimidad.

Graciela Iturbide
Cristina, 1986

A la sombra los dioses

Este núcleo reúne fotografías en donde se ve a seres humanos personificando a dioses y deidades. Las representaciones del Viacrucis en Iztapalapa, danzas en donde los hombres se visten de santos y desfiles en donde las mujeres se visten de vírgenes, son algunas de las escenas que aparecen en “a la sombra de los dioses”. Lo más interesante de este núcleo es que este intento por conectar con los dioses se muestra desde un punto de vista no occidental. En muchas de las imágenes se ven danzas y tradiciones con raíces prehispánicas.

Graciela Iturbide
La frontera, 1990

Yo no te conocía, máscara

 Aquí se muestran las fotografías en donde los retratados están usando algún tipo de máscara. Algunas de estas máscaras son rituales, como las que se usan en las danzas, pero también hay máscaras de apicultores y hasta máscaras hechas de bolsas de pan. En el fondo, estas máscaras reales son un pretexto para hablar de otra gran máscara, que es el comportamiento social. En México, durante el siglo XIX existió un libro llamado El manual de Carreño, que especificaba como tenía que ser el comportamiento de las personas en todas las situaciones: como vestirse para ir al banco, como recibir a un pariente, como acomodar los cubiertos… Esa es la máscara social, con la que vivimos todo el tiempo

Graciela Iturbide
Carrusel, 1974

Arquetipos

“Arquetipos” es uno de los módulos principales porque describe el concepto curatorial de toda la exposición. Un arquetipo habla acerca del principio filosófico detrás de cada acción. Por eso en este núcleo, con cada fotografía de Graciela, se intenta evidenciar el proceso consciente, pero también el inconsciente.

Graciela Iturbide
Nuestra señora de las iguanas, 1979

Famulus Dei

Este último núcleo habla acerca de la familia, pero no desde el punto de vista del amor, si no del de la esclavitud. Históricamente, la institución de la familia se originó para lograr contener los bienes materiales al interior de un núcleo integrado por el clan. El objetivo era que los hijos nacidos dentro de ese clan mantuvieran siempre la propiedad sobre la tierra y otros bienes materiales. “Famulus Dei” habla precisamente de este origen y se plantea que lo que la familia realmente hace es esclavizar al ser humano.

Graciela Iturbide
Rosario y su bebé, 1986

Graciela Iturbide: cuando habla la luz

Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico
Ciudad de México

Noviembre 2018 a Julio 2019
De lunes a domingo, de 10:00 – 19:00 hrs
Entrada libre

Noticias

La reconstrucción incluyó a ocho talleres artesanales, siete en Oaxaca y uno en Chiapas, los cuales beneficiarán directamente, además de a los Grandes Maestros y sus familias, a 463 artesanos, quienes podrán mejorar y aumentar su producción. 

Gracias a la respuesta del público, la expoición “Graciela Iturbide. Cuando habla la luz” extenderá su permanencia hasta julio en el Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide. ¡Visítala!