noticias

¿Porqué son sensuales las pinturas de Villalpando?

Share

Villalpando fue un pintor sensual. Al representar las figuras humanas y angelicales, las dota de cualidades carnales que recuerdan a las opulencias de Rubens. Además, la suntuosidad de las vestimentas que cubren los cuerpos no hacen mas que resaltar las agraciadas corporalidades. Siendo que el arte sacro busca exaltar lo espiritual, la divinidad inmaterial y a Dios intangible, ¿cómo cabe dentro de este propósito la exaltación de la carnalidad humana?

Cristóbal de Villalpando
Lamentación por Cristo muerto, ca 1670-1679
Col. particular

Santo Tomás se preguntó lo mismo en el siglo XIII, cuando en su Suma Teológica preguntó: siendo los ángeles espíritus puros e inmateriales, ¿cómo pueden aparecer con cuerpos humanos? La respuesta que el santo dio a esta interrogación sirve para aclarar también la relación entre la espiritualidad y lo carnal en la pintura barroca. Respondió santo Tomás:

 “Los ángeles no toman cuerpos por ellos mismos, sino en gracia de nosotros… El cuerpo tomado se une al ángel, no como su forma, sino simplemente como su motor… los ángeles se forman cuerpos sensibles para representar las propiedades inteligibles del ángel.”
(de la Maza, 27)

Cristóbal de Villalpando
Huida a Egipto (detalle), ca. 1700-1714
Col. Museo del Virreinato, INAH

De la misma manera, los artistas barrocos, que se enfrentaron al reto de representar lo intangible, hicieron uso de la analogía. Es decir, utilizaron al cuerpo, como arca y soporte del espíritu, para expresar en él todo lo relativo al “soplo divino”. Siguiendo esta lógica, Villalpando pintaba arcángeles suntuosos, pequeños ángeles rollizos y a san José y María jóvenes bellos y resplandecientes de vida. Casi parecen palabras de Villalpando las que dijo Fray Bernardo de Laredo acerca de san José: “sería contra toda verdad y sin fuerza de razón admitir que Dios haya dado por custodio y esposo de la Madre a un viejo decrépito, como lo representan los bobos.” (de la Maza, 24)

Además de su valor metafórico, el uso de elementos pictóricos que estimularan los sentidos se debía también a un uso pedagógico. La máxima finalidad de la creación artística era el adoctrinamiento y la enseñanza. Esto tenía que hacerse de la forma más atractiva posible, ya que “la función devocional y pedagógica que se le asigna al arte está basada en la captación de los sentidos” (Rodríguez Nóbrega, 1356). De esta manera, el uso de cuerpos bellos o jóvenes, o voluptuosos a la manera de Rubens, así como el engalanamiento mediante joyas y suntuosas vestimentas, ayudaba a la enseñanza de la doctrina.

El que lo carnal haya estado al servicio de la exaltación espiritual y la enseñanza, no significa que los pintores no disfrutaran de la sensualidad de sus creaciones. En una de las obras cumbres de Villalpando “Moisés y la serpiente de bronce y la Transfiguración de Jesús” se ve a una mujer herida por la mordedura de una serpiente que en su dolor, muestra sus brazos, el cuello y hasta un pecho. Esta figura está pintada con tal gustosidad que se siente la añoranza de Villalpando de no poder usar con más frecuencia esos modelos.

Cristóbal de Villalpando
Moisés y la serpiente de bronce y la Transfiguración de Jesús (detalle), 1683
Col. Propiedad de la Nación Mexicana. Secretaría de Cultura. Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural. Acervo de la Catedral de Puebla

Fray Interián de Ayala, doctor en Arte y Teología del siglo XVII notó que la sensualidad en las pinturas podía deberse no solo a motivos espirituales y viéndose obligado a reprender a quienes llegaban a ser inmodestos.

“El pintar a los ángeles como muchachos grandecillos casi enteramente desnudos es un abuso… Según la mente y la voluntad de los pintores, representan ser unos ángeles. Sin embargo, por el mal e inmodesto abuso que hacen de su arte, no pueden ser sino provocativos cupidillos.” (de la Maza, 31)

 Si quieres saber más, visita la exposición “Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco” en el Palacio de Cultura Citibanamex-Palacio de Iturbide, en donde podrás ver más de 30 obras del pintor más reconocido del barroco novohispano.

 

Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco
9 de marzo al 4 de junio de 2017
Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico
Ciudad de México

Lunes a domingo
10:00 a 19:00 hrs
Entrada libre

Cristóbal de Villalpando: Mexican Painter of the Baroque
25 de julio al 15 de octubre de 2017
The Metropolitan Museum of New York
The Met Fifth Avenue, Robert Lehman Wing
Galerías 955 y 963

Fuentes:

De la Maza, Francisco. “El pintor Cristóbal de Villalpando”. México, INAH, 1964

Rodríguez Nóbrega, Janeth. “El oro en la pintura de los reinos de la monarquía española. Técnicas y simbolismo” en “Pintura de los Reinos. Identidades compartidas”, México, Fomento Cultural Banamex, A.C., 2009