Iturbide: Un pacifista del siglo XIX

Agustín de Iturbide es conocido por ser el libertador de México, así como su primer emperador constitucional y destacado primer jefe realista. Lo que pocos conocen, sin embargo, es su faceta de pacifista. Hablamos con la historiadora Guadalupe Jiménez Codinach, autora del libro México, su tiempo de nacer. 1750-1821 acerca de esta cara poco conocida del primer emperador mexicano.

Guadalupe Jiménez Codinach
Fotografía: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

Debido a la guerra de Independencia, verdadera guerra civil, por todas partes uno podía encontrar devastación, el abandono de los campos, el desabasto de las ciudades, la ruina de las haciendas y un alto número de viudas y huérfanos. Agustín de Iturbide, a pesar de haber sido coronel de milicia, aborrecía la guerra, la violencia y el malestar social que esto causaba. De hecho, uno de sus mayores logros fue haber redactado el Plan de Iguala, que ayudó a finalizar los once años de guerra que había vivido el país.

“Algo que marcó a Iturbide, creo yo, fue la masacre en la Alhóndiga de Granaditas” explica la historiadora Guadalupe Jiménez Codinach. Durante este enfrentamiento en 1810, murieron acuchilladas alrededor de 300 personas que se habían refugiado en la alhóndiga. Agustín de Iturbide quedó tan impactado por este suceso que cuando Miguel Hidalgo, quien era su pariente, le pidió que se uniera a sus tropas, Iturbide se negó, ya que no estaba de acuerdo con los violentos métodos utilizados en la revolución. No podemos olvidar, sin embargo, que Iturbide sí llegó a utilizar la violencia en alguna ocasión; la represión en el Bajío, por ejemplo. “Como todos, Iturbide tuvo sus luces y sombras. Lo que no se le puede negar, es el amor que le tenía a su patria”, concluyó Jiménez Codinach.

En 1815, durante el sitio del Cerro de Cóporo, Iturbide , lamentó tanto derramamiento de sangre y expresó que sería muy fácil alcanzar la emancipación “poniendo de acuerdo con los insurgentes a los que militaban bajo las banderas reales”. Seis años después, en 1821, Iturbide hizo justo eso. Con la redacción del Plan de Iguala, se lograron reunir las voluntades más diversas, en un mismo movimiento de Independencia nacional.

Después de haberse proclamado el Plan de Iguala, el Ejército Trigarante entró a la capital de México el 27 de septiembre de 1821, y Agustín de Iturbide Iturbide dirigió las siguientes palabras al pueblo:

“Mexicanos: ya estáis en el caso de saludar a la patria independiente como os anuncié en Iguala… Ya sabéis el modo de ser libres, a vosotros os toca señalar el de ser felices”.

Con estas palabras Iturbide no solo consumó la Independencia de México, si no que finalizó más de una década de violencia, caos y guerra civil.

Si te gustaría conocer el lugar en donde residió Iturbide durante su mandato como emperador constitucional de México, te invitamos al Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide. En él podrás apreciar la arquitectura barroca del siglo XVIII, además de visitar las salas históricas, en donde reprodujimos la decoración que tenía el palacio hace dos siglos y contamos su historia desde su construcción hasta la actualidad.

Para adquirir nuestro libro México, su tiempo de nacer. 1750-1821, contacta a nuestro personal de librería:

Librería
+52 (55) 1226 0169
libreriafomentocultural@citibanaex.com

Fuentes:
Jiménez Codinach, Guadalupe. México, su tiempo de nacer. 1750-1821. México: Fomento Cultural Banamex, A.C., 1997

Entrevista con Guadalupe Jiménez Codinach. 3 de septiembre de 2018

Noticias

Descubre cuáles fueron las exposiciones más visitadas en el año y los proyectos que presentaremos durante el año 2020

A través de esta colorida selección de piezas descubre más sobre antiguas tradiciones mexicanas que combinan mitología y festividad.

Los nacimientos forman parte de la Colección Fomento Cultural Banamex e integran elementos característicos como la flora, fauna o arquitectura del contexto en el que se realizaron.