noticias

El obispo que inspiró una obra maestra

Share

En el año de 1676, la ciudad de Puebla recibió a un nuevo obispo. Su nombre era Manuel Fernández de Santa Cruz, aunque también fue conocido como Sor Filotea, que fue el seudónimo que utilizó para atacar por carta a Sor Juana Inés de la Cruz. Fernández de Santa Cruz fue un hombre apegado a las reglas. A las reglas de la iglesia que se dictaban por el Papa desde Italia, en este caso. De ahí su insistencia contra la labor intelectual de Sor Juana, que contradecía su visión de las monjas como “doncellas virtuosas” que debían de vivir en perpetua clausura. “Letras que engendran elación, no las quiere Dios en la mujer” escribió Sor Filotea a Sor Juana.

Sin embargo, la fidelidad, combinada por un poco de soberbia, que mostraba el obispo a la doctrina de la iglesia no solo engendró a su seudónimo Sor Filotea, sino que lo llevó a compararse a si mismo con personajes bíblicos. Estas comparaciones no hubieran tenido importancia ni trascendido, excepto porque en el año de 1683, inspiraron la creación de una pintura de más de ocho metros.

La pintura se titula “Moisés y la serpiente de bronce y la Transfiguración de Jesús” y fue creada por Cristóbal de Villalpando para la Catedral de Puebla, en donde Manuel Fernández de Santa Cruz era obispo. La obra ha sido objeto de muchos debates, no solo por su gran tamaño, sino por su temática, ya que en ella se muestran dos pasajes evangélicos distintos. ¿Qué relación veía el pintor entre estos dos relatos de la Biblia? Hay un posible motivo por el que Villalpando hiciera tan extraña composición:

barroco pintura
pintura barroco

La escena superior muestra la Transfiguración de Jesús, que según los evangelios, sucedió cuando Jesucristo subió a un monte a orar y repentinamente su cuerpo se elevó y empezó a brillar fuertemente.

Desde los comienzos de la evangelización de la Nueva España, dos fracciones de la iglesia católica se enfrentaban constantemente. Por un lado estaba el clero regular, que quería un catolicismo indígena bajo la tutela de los frailes que habían hecho votos de pobreza y obediencia. Por otro lado estaba el clero secular, que quería un catolicismo basado en las normas que dictaba el papa desde Italia. Manuel Fernández de Santa Cruz pertenecía a esta última fracción.

La creación de “La Transfiguración” coincide con la fecha en que Puebla fue testigo de una campaña que hicieron dos frailes (clero regular) para recuperar parroquias que les había quitado el clero secular.

barroco pintura

Lo curioso es que para representar esta lucha, Villalpando se inspiró en dos anécdotas personales de Fernández de Santa Cruz, y lo volvió parte fundamental de la pintura.

El obispo contaba que de niño fue arrastrado por un torrente de agua, pero Dios “quien tenía planes grandes para él” lo rescató, al igual que había rescatado a Moisés del Río Nilo. Villalpando pintó en la parte inferior de “La Transfiguración” al profeta vestido con ropa de batalla. Esto coincide con la visión que tenía Fernández de Santa Cruz de él mismo como manifestación actual de Moisés. Coincide además con otra concepción que el obispo tenía de sí mismo; como “guerrero de la iglesia”, en este caso contra el clero regular.

pintura barroco
barroco pintura


Moisés vestido como guerrero, el cual funciona como metáfora de Fernández de Santa Cruz y la “guerra” que lideraba contra el clero regular.

 

barroco pintura

El agua dentro de la pintura puede simbolizar el agua de la que Fernández de Santa Cruz, al igual que Moisés, fue rescatado para poder servir a Dios.

En la pintura, a un lado de Moisés puede verse al profeta Aarón. Fernández de Santa Cruz contaba que había recibido la noticia de su elección para obispo de Puebla justo en el momento es que estaba escribiendo un sermón acerca de Aarón. Esta segunda anécdota también fue retomada por Villalpando.

pintura barroco

El profeta Aarón, que en este caso funciona como una representación del obispo de Puebla Manuel Fernández de Santa Cruz.

Fue así como Manuel Fernández de Santa Cruz, Obispo de Puebla y Sor Filotea a la vez, fue inmortalizado por el pintor más reconocido del barroco novohispano, en una impactante pintura de más de ocho metros de altura.

Si quieres ver “La Transfiguración” por primera vez fuera de su ubicación original, visita la exposición “Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco” en el Palacio de Cultura Citibanamex-Palacio de Iturbide.

Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco
9 de marzo al 4 de junio de 2017
Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico
Ciudad de México

Lunes a domingo
10:00 a 19:00 hrs
Entrada libre

Cristóbal de Villalpando: Mexican Painter of the Baroque
25 de julio al 15 de octubre de 2017
The Metropolitan Museum of New York

Fuentes:

Arriaga Bravo, María Dolores. “Sermo Autoratis: Otras cartas del obispo Santa Cruz a monjas.” Pp. 379-387. Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM. 26/04/2017 http://www.iifilologicas.unam.mx/pnovohispano/uploads/95sabernovo/art25_95.pdf.

Gutierrez Haces, Juana; Ángeles, Pedro; Bargellini, Clara; Ruiz Gomar, Rogelio. Cristóbal de Villalpando. Catalogo razonado. México: Fomento Cultural Banamex, A.C., 1997.