Declaran al Valle de Tehuacán-Cuicatlán como Patrimonio Mundial de la Humanidad

El valle de Tehuacán-Cuicatlán, una zona natural ubicada entre los estados de Puebla y Oaxaca, fue declarado recientemente Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, debido a su riqueza natural y cultural. Con este reconocimiento, México reafirma su posición como el país americano con el mayor número de bienes reconocidos como Patrimonio Mundial, con un total de 35 sitios. Te invitamos a conocer la historia del “hábitat originario de Mesoamérica” en nuestra publicación “El Valle de Tehuacán-Cuicatlán”.

“El Valle de Tehuacán – Cuicatlán. Patrimonio natural y cultural.”
Crédito fotográfico: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

Este sitio ecoturístico de belleza inigualable es hogar de cactáceas columnares gigantes, guacamayas, colibríes, el águila real, únicas plantas suculentas y tipos especiales de lagartijas. Las particulares características geográficas y climatológicas han propiciado la alta diversidad de especies endémicas, que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Además de su valor ecológico, el valle de Tehuacán-Cuicatlán es testimonio del desarrollo de pueblos antiguos. En la zona se han hallado vestigios del origen de la agricultura y de la transición del ser humano de cazadores a recolectores. La geohistoria del valle ha permitido estudiar procesos como la domesticación del maíz, el desarrollo de la milpa y la construcción de ciudades y sistemas hidráulicos. El sitio tiene varios atractivos abiertos a todo público, como el Jardín Botánico Helia Bravo Hollis o el Museo Comunitario Paleontológico de San Juan Raya.

“El Valle de Tehuacán – Cuicatlán. Patrimonio natural y cultural.”
Crédito fotográfico: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

¿Cuál es la historia del Valle de Tehuacán-Cuicatlán?

El Valle de Tehuacán-Cuicatlán es una Reserva de la Biósfera y Patrimonio Mundial de la Humanidad, ubicado entre Puebla y Oaxaca. La presencia de cactáceas y animales endémicos, así como proyectos turísticos y académicos, convierten al valle en un lugar de gran importancia hoy en día. Sin embargo, también podemos asomarnos a su pasado, gracias a arqueólogos, investigadores y académicos que han realizado excavaciones y exploraciones en sus cuevas.

La historia del Valle de Tehuacán-Cuicatlán comienza hace catorce mil años, con la llegada de sus primeros pobladores, que eran nómadas y convivían con mamuts, mastodontes, antílopes y tortugas. Cinco mil años después, se calcula que inició la agricultura. Los arqueólogos estadounidenses Richard MacNeish y Kent Flannery encontraron restos de 9,500 años de antigüedad de plantas como el aguacate, chile, calabaza y amaranto. Los pobladores de esa época aún no conocían el maíz, por lo que uno de sus alimentos principales eran las semillas de distintos tipos de pasto.

“El Valle de Tehuacán – Cuicatlán. Patrimonio natural y cultural.”
Crédito fotográfico: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

Con la introducción de la agricultura, las comunidades se asentaron en un solo lugar, y empezaron a crecer las aldeas. Estas pequeñas aldeas descubrieron el uso del maíz, alimento que es la base de la alimentación hasta hoy en día. Conforme las aldeas fueron creciendo, la sociedad se volvió más compleja. Nacieron las autoridades centralizadas y los sistemas religiosos. Al mismo tiempo, las técnicas para la agricultura se hicieron más sofisticadas. Por ejemplo, se construyeron sistemas de riego, así como la presa más antigua que se conoce en Mesoamérica.

Al erigirse Monte Albán y Teotihuacán, el valle quedó como frontera entre ambas civilizaciones. El centro ceremonial de la zona arqueológica de Tehuacán refleja una gran influencia mexica, y la lengua local, el proto-otomangue, fue influida por los idiomas de los pueblos dominantes, dando paso a lenguas que se hablan hoy en día como el chinanteco, el mazateco y el mixteco.

“El Valle de Tehuacán – Cuicatlán. Patrimonio natural y cultural.”
Crédito fotográfico: Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

 

La conquista española trajo dramáticos cambios sociales y culturales. Los conquistadores concentraron a toda la población que vivía en los montes, con el fin de facilitar la recaudación de impuestos y la evangelización. Parte de la población se volvió mestiza, aunque actualmente, el 30% de los habitantes del Valle de Tehuacán-Cuicatlán mantienen su cultura indígena en el habla, en las costumbres, prácticas productivas y organización social.

Conoce la historia completa del Valle de Tehuacán-Cuicatlán, así como su valor ecológico y cultural en la actualidad, en nuestro libro “El Valle de Tehuacán-Cuicatlán. Patrimonio natural y cultural”.

Más información:
[email protected]
+52 (55) 1226 0169

Noticias

Fomento Cultural Banamex, A.C. entregará  quinientos mil pesos, repartidos entre los premios de las cinco categorías del certamen.

El espacio abrió con dos exposiciones de Fomento Cultural Banamex, A.C.

En México, esta celebración ha sido la causa y el origen de una enorme variedad de expresiones culturales, entre ellas las piezas de arte popular creadas por los Grandes Maestros.