Conoce al escultor que creó los ocho caballos de “América, tierra de jinetes”.

¿Esos caballos son reales? ¿Están disecados? ¿De qué material están hechos? ¿Cuánto miden? Todo eso se preguntan diariamente los visitantes que al entrar a la exposición “América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX a XXI” son recibidos por una imponente cabalgata de ocho caballos. El charro, el gaucho, el huaso, el mapuche, el cowboy, el jinete de las praderas y el chalán; montado cada uno en su caballo, son las estrellas de la exhibición. Sin embargo, detrás de estos jinetes, hay otra estrella; un escultor que trabaja incansablemente, siempre detrás de escena.

David Hayes comenzó haciendo esculturas y maquetas para la industria del cine. Después, trabajó realizando el mismo tipo de piezas para agencias de mercadotecnia, y finalmente terminó produciendo todo tipo de figuras para diversos museos. Él creo al oso polar Iroek que aparece en la película “La brújula dorada” (2007); un zorro, un pulpo y un conejo para publicidad de la aerolínea Lufthansa; modelos humanos para el Museo de los Deportes en Colonia, Alemania… Su último trabajo fue con Fomento Cultural Banamex, A.C., esculpiendo los ocho caballos que hoy se encuentran en la entrada del Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide. En entrevista, David nos contó cómo empezó con su oficio, su paso por el cine y la mercadotecnia, y sobre todo, cómo crear ocho esculturas híperrealistas de caballos.

América tierra de jinetes

David Hayes
Fotografía cortesía de David Hayes

¿Porqué decidiste que querías ser un escultor que hace réplicas y modelos?

Nunca lo decidí, solo fue algo que ocurrió. Yo estudié arquitectura y posteriormente hice una especialidad en diseño gráfico. Sin embargo, lo que siempre quise hacer fue dedicarme al arte, específicamente a la escultura. Por eso, cuando estudié diseño gráfico, siempre hacía cosas en tercera dimensión. Eventualmente conseguí un trabajo en una película, haciendo figuras en miniatura, y así fue como empezó todo… Nunca tuve una educación formal como escultor. Fui aprendiendo de otras personas.

Cuéntanos de tus inicios en la industria del cine.

La primera película en la que trabajé fue “Greystoke, la leyenda de Tarzán”, haciendo figuras de monos. Amé esa película, y aprendí muchas técnicas de los creadores de efectos especiales.

Cultural Banamex, Cultura banamex, fondo banamex

Cabalgata de la exposición “América, tierra de jinetes.”
Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

¿Cómo pasaste de trabajar en el cine a trabajar con museos?

El Museo de la Armada Real de Inglaterra necesitaba un rinoceronte para uno de sus exposiciones. Casualmente, en ese entonces era muy famoso un anuncio de cigarros, en donde yo participé, que mostraba a un rinoceronte con un sombrero. Así que el museo investigó quién era yo, y me terminó encargando un rinoceronte, un elefante, unos caballos y otros animales. Esa fue la primera vez que trabajé con un museo y, además, que hice algo tan grande.

En esta ocasión, hiciste ocho caballos para el Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide. ¿Cómo fue el proceso de fabricación de los caballos?

Tenía almacenados unos moldes de caballos, ya que es una animal que me piden mucho. Lo que hice fue cambiar algunos detalles de los moldes que ya tenía, como la posición de la cabeza o las patas de los animales. A partir de esos moldes fabriqué las ocho figuras de caballo, con fibra de vidrio y acero. Finalmente, le puse el pelo a las figuras. Esto último fue lo más difícil.

Cultural Banamex, Cultura banamex, fondo banamex

Cabalgata de la exposición “América, tierra de jinetes.”
Archivo Fomento Cultural Banamex, A.C.

¿Porqué? ¿Cómo se le pone pelo a estas esculturas?

El pelo, que está hecho de acrílico, tiene que ser pegado en un lapso de una hora. Se llena la figura de pegamento y hay que colocar todo el pelo antes de que se seque. Para esto uso una pistola de pintura electrostática. Usualmente se usa para pintar coches, pero yo descubrí que también servía para colocar pelaje a mis esculturas. Con este método, cada uno de los pelos queda parado, así que yo tengo que darle el toque final, “peinando” a los caballos.

¿Cuál fue la parte del proceso que más disfrutaste?

Definitivamente, ver el trabajo terminado. También, venir a México fue muy emocionante. El equipo de este museo es muy amable y es un gran equipo con el cual trabajar.

Para ver los caballos creados por David, visita la exposición:

América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX a XXI
De lunes a domingo a las 12:00, 14:00 y 16:00 horas
Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
2Madero 17, Centro Histórico, CDMX

Noticias

Fomento Cultural Banamex, A.C. entregará  quinientos mil pesos, repartidos entre los premios de las cinco categorías del certamen.

El espacio abrió con dos exposiciones de Fomento Cultural Banamex, A.C.

En México, esta celebración ha sido la causa y el origen de una enorme variedad de expresiones culturales, entre ellas las piezas de arte popular creadas por los Grandes Maestros.