Carta a un amigo de Armando Salas Portugal

La exposición Armando Salas Portugal. Crónica de un viaje a Yucatán, 1946, que se presenta actualmente en la Casa de Cultura Citibanamex – Museo Casa Montejo, narra el viaje que realizó este artista y científico mexicano a la península yucateca. La muestra se compone de 48 fotografías, además de una carta que Salas Portugal dirige a un amigo de la infancia. A continuación, te presentamos algunos fragmentos de la carta, en donde el fotógrafo cuenta su emoción y vivencias en ese viaje.

 

Armando Salas Portugal
Pescador I, 1946
Zona de la costa entre Telchac, Celestún e Isla Arenas
Archivo Fotográfico Olga María Peralta y Rochín

Celestún, Yucatán
Agosto 23, 1946
Sr. José Luis de las Fuentes.

 Muy querido amigo,

 Hace muchos días que te he querido escribir y es más, he tenido dos cartas a medio empezar y por mil causas que te imaginarás, no las terminé.

 El viaje ha tenido aspectos fantásticos, de una belleza tremenda. Algo nunca soñado ni imaginado. Siento tanto que no te hayas decidido a venir pues hubiera sido la cosa más importante de tu vida.

Armando Salas Portugal
Sin título, 1946
Zona de la costa entre Telchac, Celestún e Isla Arenas
Archivo Fotográfico Olga María Peralta y Rochín

Nos encontramos en el barco a un muchacho de Mérida sumamente simpático y buena gente. Isidoro y yo nos hicimos amigos de él y nos invitó a parar en su casa… Como recordarás, solamente íbamos a visitar en Yucatán las ruinas y regresarnos inmediatamente a Campeche y Chiapas, pero con la orientación de este muchacho y lo que he investigado no hemos salido de la península Yucateca para nada, pues hemos encontrado lugares del más bello ensueño además de las ruinas, que son algo tremebundo.

 “Hemos encontrado lugares del más bello ensueño

además de las ruinas, que son algo tremebundo.”

Hemos andado en aldeas de pescadores que sólo en la fantasía y en el sueño las ves. En islotes donde hay garzas, flamencos y miles de pájaros. En embarcaciones por ríos tropicales pescando mojarras y peces grandes y en barcas por mar donde me pesqué una tintorera feroz de 200 kilos, aunque ya me imagino que no lo vas a creer, pero las fotos hablarán. Es sin duda la expedición más fantástica que jamás haya soñado. He sacado fotos de una belleza jamás pensada y apenas estamos a la mitad del viaje.

 “He sacado fotos de una belleza jamás pensada

y apenas estamos a la mitad del viaje.”

Ahorita te escribo desde un puerto que colinda con el estado de Campeche. Se llama Celestún, y es algo o quizá lo más fantástico que he visto en todo el viaje. Aquí, sólo he sacado treinta rollos de escenas que conmueven, de crepúsculos de alucinación, poemas de barcas desde sonetos hasta octavas reales de pájaros, garzas; bueno te quiero contar todo de golpe y verdaderamente no puedo, pero mi querido amigo en este viaje o me inmortalizo como paisajista mundial como me dijiste o entonces ya no sé cuándo.

 “En este viaje o me inmortalizo como paisajista mundial

como me dijiste o entonces ya no sé cuándo.”

Otra cosa que se me olvidaba es la gentileza, la hospitalidad y la inmensa simpatía de todos los habitantes de Yucatán, son las gentes más buenas que te imaginas. Hemos ido a los viajes con dos hermanos de Fernando, el muchacho del barco. Son un par de vaciladores de lo más brutal que te imaginas, y en cada pueblito hacemos más cuates, que nos pasean en barca y en camioncito y en cada lugar encuentras de aprecio enorme en todos y en todo. Y ya hablo en Yucateco muy bien, sé cincuenta bombas y ochenta dichos y cosas padrísimas y chispas, Haa.! natta.. Es un relajo a todo dar la forma como hablan y vacilan aquí, y es una tierra lindísima, y te prometo que lo más pronto posible vendrás invitado de todo a todo.

Armando Salas Portugal
Hacienda Yaxcopoil, 1946
Yaxcopoil, Uxmán, Yucatán
Archivo Fotográfico Olga María Peralta y Rochín

Confidencialmente se me hace que Isidoro no se mete de padre ni de chiste… No te imaginas la entrada tan fantástica que nos dan a los huachitos (habitantes del Distrito Federal) las yucas. Son más coquetas que la guaracha. Hemos ido a dos bailes de primera. Uno en Mérida y otro en el puerto de progreso que sólo queda a una hora de Mérida. Éste último fue en el Pacco Club, el club más padre y elegante de Progreso. Ahí bailé de las nueve a las seis de la mañana y ya sé bailar guaracha y jarana. Mis pasos de blues y tango han hecho furor.

“Confidencialmente se me hace que Isidoro no se mete de padre ni de chiste…

[Aquí] son más coquetas que la guaracha.”

 Quisiera escribir a todos los muchachos largo y tendido, pero diles que de veras es casi imposible por la falta de tiempo, pues estoy en constante cacería de paisajes y haciendo mil cosas. Nos acostamos a las doce de la noche y todos los días nos paramos a las cinco o cuatro a sacar la salida del sol que es fantástica o para salir a algún lugar lejano.

 Le corto, pues nos espera la última comida en Celestún que va a ser de pámpanos empapelados, liza, pan de cazón, y pulpos en su tinta.

Optimismo en todo y que te encuentres contento y bien de todo.

 Te recuerda,

 Armando.

Para ver la exposición, visita el la Casa de Cultura Citibanamex – Museo Casa Montejo en Mérida, Yucatán.

 

Armando Salas Portugal. Crónica de un viaje a Yucatán, 1946
Casa de Cultura Citibanamex – Museo Casa Montejo
Calle 63 #506, Centro
Mérida, Yucatán

Exposición semi–permanente
Martes a sábado de 10:00 a 19:00 hrs
Domingo de 10:00 a 14:00 hrs
Fotografías sin flash
Entrada libre

Visitas guiadas gratuitas
Martes a sábado a las 11:00, 13:00 y 17:00 hrs
Domingos a las 11:00 y 13:00 hrs

Noticias

A partir del próximo 12 de septiembre, podrás visitar en el Palacio de Iturbide la exposición Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano, 20 años, que rendirá un tributo a los primeros Grandes Maestros que fueron parte del programa inicial de Apoyo al Arte Popular de Fomento Cultural Banamex, A.C. ¡Esperala!

Conoce cuáles son las publicaciones de Fomento Cultural Banamex, A.C., que puedes adquirir desde la plataforma de Amazon. 

Sumérgete en la mente y creatividad de uno de los pintores mexicanos que recreó la estética nacionalista y profundizó en el mundo prehispánico, generando un universo propio que compartiría a través de sus pinturas.