noticias

3 obras imperdibles en la exposición de Villalpando

Share

Cristóbal de Villalpando fue el último gran artista del barroco novohispano. Sus obras, llenas de dinamismo y opulencia, decoran lugares como la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, la Basílica de Guadalupe y la Catedral de Puebla. Actualmente, 30 pinturas suyas están expuestas en el Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide, como parte de la exposición “Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco”.

Si no sabes por dónde empezar la exposición, a continuación enlistamos tres pinturas que no te puedes perder en tu visita. En estas tres obras se encuentra uno de los ejes principales de la exposición: Villalpando como inventor. Es decir, en ellas se ve como el pintor plasmó su particular forma de entender lo que le encargaban retratar, creando así obras completamente originales, a diferencia de las copias que proliferaban en la época novohispana.

Moisés y la serpiente de bronce y la Transfiguración de Jesús

“La Transfiguración” es la pieza central de la exposición, no solo por su gran tamaño, sino por su originalidad compositiva. Para sorpresa de muchos, Cristóbal de Villalpando mezcla en una sola escena dos pasajes evangélicos distintos; cuando Moisés creó una serpeinte de bronce, en el Antiguo Testamento, y la Transfiguración de Jesucristo, en el Nuevo Testamento.

Además de la peculiar temática de la pintura, esta es la primera vez que la obra se exhibe fuera de su ubicación original en la Catedral de Puebla, además de que fue sometida a una restauración para esta exposición. Gracias a esto, los espectadores pueden apreciar detalles que son imposibles de ver cuando la pintura se encuentra dentro de la Catedral; por ejemplo, las criaturas demoniacas en la parte baja de la obra.

Moisés y la serpiente de bronce y la Transfiguración de Jesús (detalle), 1683
Col. Propiedad de la Nación Mexicana. Secretaría de Cultura. Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural. Acervo de la Catedral de Puebla

El Dulce Nombre de María

En esta pintura, el suceso que se representa no está narrado en la Biblia, sino en los evangelios apócrifos. Es decir, la escena forma parte de escritos surgidos en los primeros años del cristianismo, que no fueron aceptados por la iglesia católica. A pesar de su carácter apócrifo, Villalpando decidió pintar una escena en donde se ve como a la virgen se le permitía orar en una capilla privada frente al Arca de la Alianza.

Además de la llamativa temática, la pintura es prueba de la madurez compositiva que había alcanzado Villalpando. La composición en medio círculo de los personajes es muy equilibrada y llama la atención la aureola sobre la cabeza de la virgen, en donde está escrito el título de la pintura.

El Dulce Nombre de María (detalle), ca. 1690-1699
Col. Museo de la Basílica de Guadalupe

Anunciación

El pasaje bíblico en donde el arcángel Gabriel le dice a María que será madre de Cristo ya había sido representado por muchos otros pintores. Sin embargo, nunca nadie lo había hecho como Villalpando. El pintor novohispano eligió retratar el suceso en un escenario cósmico. Es por eso que pueden verse filas casi interminables de coloridos ángeles. Además, Jesucristo es representado mediante un sol, encima de su madre, cosa que no se había hecho nunca en la pintura cristiana mundial.

Anunciación (detalle), 1706
Col. Museo Regional de Guadalupe, INAH

9 de marzo al 4 de junio de 2017
Palacio de Cultura Citibanamex – Palacio de Iturbide
Madero 17, Centro Histórico
Ciudad de México

Lunes a domingo
10:00 a 19:00 hrs
Entrada libre